Joaquín Araúna. Reconstrucción de la ciudad tras el Incendio de 1941; calle de Juan de Herrera, 1945, Fondo Joaquín y José Luis Araúna,  Centro de Documentación de la Imagen de Santander, CDIS, Ayuntamiento de Santander.

El escritor e historiador Mario Crespo realizará mañana un recorrido por ‘La Huella Literaria del Incendio’, dentro del Ciclo de Conferencias

El escritor e historiador Mario Crespo ofrecerá mañana martes una charla en la Cátedra Menéndez Pelayo, en la que repasará la influencia del incendio de la ciudad en la obra literaria de algunos escritores santanderinos. La conferencia, que comenzará a las 19.30 horas, forma parte del ciclo organizado por el Ayuntamiento de Santander y la agrupación Mil Velas con motivo del 75 Aniversario del Incendio.

Joaquín Araúna. Reconstrucción de la ciudad tras el Incendio de 1941; calle de Juan de Herrera, 1945, Fondo Joaquín y José Luis Araúna, Centro de Documentación de la Imagen de Santander, CDIS, Ayuntamiento de Santander.

Bajo el título ‘La huella literaria del Incendio. Santander antes y después de 1941’, Crespo analizará junto al público asistente algunas obras literarias sobre Santander anteriores y posteriores al Incendio, para verificar el contraste que esta tragedia marcó en la percepción de la ciudad por parte de diversos escritores.

Mario Crespo es Doctor en Historia, profesor de Enseñanza Secundaria y asociado de la Universidad de Cantabria. Ejerce también como director del Centro de Educación de Personas Adultas de Santander, es correspondiente de la Real Academia de la Historia, miembro del Centro de Estudios Montañeses y de la Sociedad Menéndez Pelayo.

Tras esta charla, las próximas conferencias del ciclo serán los días 8 y 22 de noviembre, ambas en el Ateneo de Santander. La primera de ellas ofrecerá las vivencias imborrables de la tragedia de José María Cubría Mirapeix, mientras que Francisco Gutiérrez hablará del renacimiento de la catedral de Santander.

El ciclo de conferencias del aniversario del Incendio incluye charlas gratuitas y abiertas al público que se están sucediendo en distintos espacios de la ciudad, con la participación de expertos de diversos ámbitos. En ellas se están analizando los cambios y transformaciones de la ciudad tras el incendio desde el punto de vista urbano, arquitectónico, comercial y humano, la evolución de los medios de extinción en estos 75 años, la labor actual de los cuerpos de emergencias o la huella emocional del fuego.

Retrato del bombero Julián Sánchez. Fondo Fotográfico Bomberos Municipales de Madrid. Ayuntamiento de Madrid.

El bombero Julián Sánchez, la única víctima mortal del gran Incendio

Retrato del bombero Julián Sánchez. Fondo Fotográfico Bomberos Municipales de Madrid. Ayuntamiento de Madrid.

El hombre de la fotografía es Julián Sánchez. Bombero de Madrid que vino a Santander a ayudar en las tareas de extinción del Incendio declarado el 15 de febrero de 1941 y que resultó ser la única víctima mortal del suceso.

Murió a causa de las heridas provocadas por el derrumbe de una fachada de la calle San Francisco, casi dos días después de que comenzara el Incendio.  Era natural de Toro (Zamora), tenía 38 años, estaba casado y su salario como bombero era de 6.500 pesetas al año.

Según la ‘Nota de accidente’ la lesión producida por el derrumbe dejó a Julián “una intensa contusión en la espalda y la región lumbar izquierda”, de la que fue atendido por los médicos de guardia en la Casa de Salud Valdecilla, que calificaron el estado del bombero como de “leve”.

Con el alta y de regreso al lugar del Incendio, Julián Sánchez quiso reincorporarse a las labores de extinción, pero se lo prohibieron. Falleció días después, en la madrugada del 28 de febrero, en Valdecilla.

El 1 de marzo de 1941, sábado, el féretro de Julián Sánchez fue trasladado a la Estación del Norte. La prensa de la época recogió la noticia:

A las once y media de hoy, se dijo una misa por su alma en la capilla ardiente, instalada en el Parque de Bomberos. Seguidamente se organizó el fúnebre cortejo. Abría marcha una sección de la Guardia Municipal, seguida por la Cruz alzada; a continuación, marchaba el féretro sobre un carro de útiles del Servicio de Bomberos; a ambos lados, compañeros del finado. Por último, figuraban en la comitiva las corporaciones municipal y provincial, autoridades y numerosísimo público. Entidades y muchos particulares han enviado coronas y ramos de flores. Esta noche en el tren correo, será trasladado el cadáver a Madrid, acompañado de una representación del Ayuntamiento y del Cuerpo de Bomberos de Santander”.

Al día siguiente, llega a Madrid el féretro flanqueado por sus compañeros, bomberos de Madrid y de Santander, que establecieron turnos para velar su cuerpo desde las 9:30 horas de ese domingo hasta las 9:30 horas del día siguiente, cuando se celebró una misa réquiem por su alma. Le fueron rendidos honores por haber caído en cumplimiento de su deber. Después de un cortejo fúnebre presidido por la Corporación municipal, el gobernador civil de la provincia y el alcalde de Santander, el cuerpo de Julián Sánchez fue enterrado.Incendio de Santander. Cortejo fúnebre del bombero Julián Sánchez. Santander, 1941, Archivo Ángel de la Hoz, Centro de Documentación de la Imagen de Santander, CDIS, Ayuntamiento de Santander

Artículo publicado en el Diario Alerta

Artículo publicado en el Diario Alerta

Artículo publicado en El Diario Montañés

Artículo publicado en El Diario Montañés

Diario Alerta

Diario Alerta

INAUGURACIÓN LA RUTA DEL INCENDIO 1

Santander cuenta desde hoy con un nuevo atractivo turístico y cultural: la Ruta del Incendio

Santander cuenta desde hoy con un nuevo atractivo turístico y cultural. La Ruta del Incendio dará a conocer a vecinos y turistas una parte del pasado de la ciudad que acabó arrasada por las llamas y que fue capaz de levantarse de sus cenizas. Una propuesta para evocar el Santander que desapareció y que gracias a esta instalación se funde con la ciudad actual, ante los ojos de quien quiera contemplarla.

Patrocinados por la empresa NEC, 10 tótems ubicados en puntos estratégicos de la ciudad configuran una nueva ruta turística, que permanecerá cuando termine la conmemoración del 75 aniversario del Incendio, sumándose al Anillo Cultural de Santander.

Además, para disfrutar al máximo esta ruta, se ha creado una aplicación móvil que facilita la comprensión de lo que se ve en cada punto, con información adaptada a diferentes idiomas y a personas con necesidades especiales.

INAUGURACIÓN LA RUTA DEL INCENDIO 2INAUGURACIÓN LA RUTA DEL INCENDIO 1

La conmemoración del 75 aniversario del Incendio de Santander es un proyecto de ciudad que se desarrollará durante todo un año. A través de distintas actuaciones se dará a conocer a santanderinos y visitantes cómo era la ciudad antes del incendio de 1941, qué ocurrió ese día de febrero y cómo de importante fue ese suceso que cambió para siempre la ciudad urbanística y socialmente.

Una de estas actuaciones consiste en la creación de una nueva ruta cultural y turística en la ciudad: la Ruta del Incendio, que da a conocer el Santander de 1941 y el actual a través de sus calles: cómo eran, cómo afectó el Incendio y cómo son ahora.

Para materializarla, se han colocado en la zona destruida por el fuego una serie de tótems informativos. Gracias a estos elementos se podrá visualizar el antes y el después de una misma zona de la ciudad. Y acceder a historias, detalles y curiosidades que hagan más atractiva la visita y que ayuden a evocar el Santander desaparecido.

TOTEM 1 RUTA INCENDIO MONTAJE

Una ruta tras los pasos del fuego:

El Incendio de 1941 es uno de los mayores siniestros que ha sufrido Santander a lo largo de su historia. Comenzó el 15 de febrero y en menos de 48 horas arrasó el centro histórico de la ciudad, dejando sin hogar a más de 10.000 personas y acabando con 377 edificios (compuestos por 1.783 viviendas y 508 comercios), algunos de ellos emblemáticos, como la Audiencia Provincial, Hacienda, el Palacio Episcopal, la Cámara de Comercio, varios palacios y casas blasonadas y las sedes de tres periódicos de la ciudad (El Diario Montañés, Alerta y La Hoja del Lunes), otros como la Catedral sufrieron grandes daños y tuvieron que ser reconstruidos.

La ruta del Incendio ayuda a comprender la evolución histórica de la ciudad durante los últimos 75 años, gracias a las fotografías antiguas superpuestas a la realidad en los tótem y los textos históricos que contextualicen el suceso y lo que ocurrió en un punto concreto.

Estos tótems permanecerán en la ciudad después de la conmemoración, creando un nuevo circuito cultural que ayude a explicar a vecinos y visitantes cómo eran muchos edificios y rincones de Santander antes del Incendio.

 

TOTEM 8 RUTA INCENDIO TOTEM 8 RUTA INCENDIO MONTAJE

LA APP:

La aplicación para dispositivos móviles de la Ruta del Incendio acompañará al visitante durante todo el recorrido, ofreciéndole la posibilidad de ampliar la información contenida en los tótems físicos con anécdotas, curiosidades o pinceladas que ayuden a trasladarse al Santander de 1941 y entender el Santander de 2016.

Accesible para colectivos con necesidades especiales, la App incluirá información en imagen, audio y subtítulos, de manera que la visita pueda complementarse con uno o los tres elementos, según las necesidades. Además, ofrecerá la posibilidad de realizar el recorrido en varios idiomas.

APP INCENDIO

Ruta del Incendio

PORTADAVTR

Cientos de santanderinos conmemoran el 75 aniversario del Incendio de Santander

Setenta y cinco años después los santanderinos estaban convocados a una cita con su historia. La que tuvo como punto de inicio el 15 de febrero de 1941, cuando en la ciudad soplaba un fuerte viento sur. El característico fenómeno meteorológico, que brinda a Santander coloridas y bellas estampas de su bahía, fue en aquél momento el vehículo fatal de unas llamas que comenzaron en la calle Cádiz y se extendieron vorazmente, destruyendo con una precisión quirúrgica la villa medieval.

El resultado: más de 10.000 damnificados y 1.783 viviendas y 663 comercios destruidos por el fuego.

Puntuales a la cita, los santanderinos de 2016 abarrotaron el claustro de la Catedral en un día también desapacible. La Banda de Música inauguró un concierto que ubicó emocionalmente a los asistentes y que fue el inicio perfecto de un acto muy emotivo (clic aquí para conocer el programa).

La conmemoración de este aniversario, que se extenderá durante todo un año con diferentes eventos y actuaciones con los que se quiere recuperar esta parte de la historia de la ciudad, contó con la participación de 15 de los testigos vivos del incendio, que colaboran con el ‘Taller de la Memoria’ del CDIS.

Gracias al efecto evocador de la luz y el sonido se trasladó a los asistentes a aquél 15 de febrero de 1941 en el que comenzó todo.

RECREACIÓN SONORA:

Un encuentro con el pasado que completó la proyección de imágenes inéditas tomadas pocas horas después de que se sofocaran las llamas y un vídeo explicativo del aniversario. Y que también se vivió en la red, con la retransmisión tuitera del suceso a través del hashtag #Santander SOS1941.

VÍDEO 75 ANIVERSARIO: