Archivo Histórico de Filmoteca Española: El Incendio de Santander de 1941

El Archivo Histórico de Filmoteca Española cuenta en su haber con imágenes del Incendio de Santander de 1941. El documento fílmico de algo más de seis minutos de duración, traslada a aquellos días en los que el centro de la ciudad se convirtió en escombro y ceniza. Filmoteca Española pone a disposición de los ciudadanos este y otros documentos de gran valor. Para verlo online, hay que hacer clic en la siguiente foto.

filmoteca

‘Elegía de Atarazanas’, por Gerardo Diego

El escritor Gerardo Diego nació en Santander, en la calle Atarazanas número 7, el 3 de octubre de 1896. En recuerdo de la que fue su casa natal, quemada en el incendio de 1941, escribió la ‘Elegía de Atarazanas’. Ahora, este elegía queda como recuerdo inscrita en una placa instalada junto al monumento al Incendio, en la Plaza de Alfonso XIII.

“Ni ascua ya, ni ceniza ni pavesa;
aire en el aire, luz en el sobrado
de la santa memoria. Aquel tejado,
trampolín de aquel sueño que no cesa;
vuelve la golondrina y embelesa
con su trovar mi oído enamorado,
y está el cielo del Alta serpeado
de altas cometas que el nordeste besa.
¿Todo es ya nada? El fuego ¿también puede
devorar la ilusión, lo que no cede?
A ese alado ladrón ¿no hay quien le ladre?
Nada es ya todo. Viva está mi casa.
Es verdad. No te has muerto. Un ángel pasa
por tus ojos azules, madre, madre”.

                                                                                        Gerardo Diego.

975 2145

El bombero Julián Sánchez, la única víctima mortal del gran Incendio

Retrato del bombero Julián Sánchez. Fondo Fotográfico Bomberos Municipales de Madrid. Ayuntamiento de Madrid.

El hombre de la fotografía es Julián Sánchez. Bombero de Madrid que vino a Santander a ayudar en las tareas de extinción del Incendio declarado el 15 de febrero de 1941 y que resultó ser la única víctima mortal del suceso.

Murió a causa de las heridas provocadas por el derrumbe de una fachada de la calle San Francisco, casi dos días después de que comenzara el Incendio.  Era natural de Toro (Zamora), tenía 38 años, estaba casado y su salario como bombero era de 6.500 pesetas al año.

Según la ‘Nota de accidente’ la lesión producida por el derrumbe dejó a Julián “una intensa contusión en la espalda y la región lumbar izquierda”, de la que fue atendido por los médicos de guardia en la Casa de Salud Valdecilla, que calificaron el estado del bombero como de “leve”.

Con el alta y de regreso al lugar del Incendio, Julián Sánchez quiso reincorporarse a las labores de extinción, pero se lo prohibieron. Falleció días después, en la madrugada del 28 de febrero, en Valdecilla.

El 1 de marzo de 1941, sábado, el féretro de Julián Sánchez fue trasladado a la Estación del Norte. La prensa de la época recogió la noticia:

A las once y media de hoy, se dijo una misa por su alma en la capilla ardiente, instalada en el Parque de Bomberos. Seguidamente se organizó el fúnebre cortejo. Abría marcha una sección de la Guardia Municipal, seguida por la Cruz alzada; a continuación, marchaba el féretro sobre un carro de útiles del Servicio de Bomberos; a ambos lados, compañeros del finado. Por último, figuraban en la comitiva las corporaciones municipal y provincial, autoridades y numerosísimo público. Entidades y muchos particulares han enviado coronas y ramos de flores. Esta noche en el tren correo, será trasladado el cadáver a Madrid, acompañado de una representación del Ayuntamiento y del Cuerpo de Bomberos de Santander”.

Al día siguiente, llega a Madrid el féretro flanqueado por sus compañeros, bomberos de Madrid y de Santander, que establecieron turnos para velar su cuerpo desde las 9:30 horas de ese domingo hasta las 9:30 horas del día siguiente, cuando se celebró una misa réquiem por su alma. Le fueron rendidos honores por haber caído en cumplimiento de su deber. Después de un cortejo fúnebre presidido por la Corporación municipal, el gobernador civil de la provincia y el alcalde de Santander, el cuerpo de Julián Sánchez fue enterrado.Incendio de Santander. Cortejo fúnebre del bombero Julián Sánchez. Santander, 1941, Archivo Ángel de la Hoz, Centro de Documentación de la Imagen de Santander, CDIS, Ayuntamiento de Santander

Artículo publicado en el Diario Alerta

Artículo publicado en el Diario Alerta

Artículo publicado en El Diario Montañés

Artículo publicado en El Diario Montañés

Diario Alerta

Diario Alerta

Cuando Santander tenía tranvía

Santander tenía tranvía. La calle que aparece en ambas fotografías era conocida como La Ribera (actual Calvo Sotelo). En la segunda fotografía, puede verse el Puente de Vargas, que conectaba la Puebla Nueva con la Vieja. Aquel 15 de febrero de 1941 en que se desató el Incendio, el tranvía quedó inoperativo por falta de corriente sobre las seis de la tarde:

 

Heliotípia Artística Española. Calle de La Ribera (actual Calvo Sotelo), 1928-1930, Colección Víctor del Campo Cruz, Centro de Documentación de la Imagen de Santander, CDIS, Ayuntamiento de Santander Autor desconocido. Calles Atarazanas y La Ribera (actual Calvo Sotelo) con el Puente de Vargas, 1936, Colección Víctor del Campo Cruz, Centro de Documentación de la Imagen de Santander, CDIS, Ayuntamiento de Santander

Estudio de la transformación física, económica y humana del área urbana afectada por el Incendio

Alumnos de Geografía y Ordenación del Territorio de la Universidad de Cantabria han analizado las consecuencias del Incendio mediante SIG

Un grupo de alumnos del Grado en Geografía y Ordenación del Territorio de la Universidad de Cantabria (UC) han analizado a través de sistemas de información geográfica (SIG) la transformación física, económica y humana del área urbana afectada por el incendio de Santander de 1941.

El trabajo se ha desarrollado en el marco de la asignatura Taller de Proyectos SIG y ha permitido a los estudiantes aplicar sobre un caso real los conocimientos adquiridos en la materia. Para ello se han centrado en cuatro áreas diferentes de análisis para reflejar la transformación de la ciudad desde diversos puntos de vista. Por un lado, han analizado la morfología urbana en el área afectada por el incendio y cómo el suceso acabó con un entramado medieval para dar paso a una nueva trama ortogonal y racional.

Además, han realizado un estudio sociodemográfico y de los espacios públicos afectados, otro sobre los usos del suelo y las actividades económicas, y un estudio histórico evolutivo de todo el área afectada por el incendio desde aquel febrero de 1941 a la actualidad.

El resultado de su trabajo es el siguiente (se puede descargar haciendo clic aqui):

ESTUDIO_GEOGRAFÍA_UC-1

ESTUDIO_GEOGRAFÍA_UC-2

ESTUDIO_GEOGRAFÍA_UC-3

ESTUDIO_GEOGRAFÍA_UC-4