‘Elegía de Atarazanas’, por Gerardo Diego

El escritor Gerardo Diego nació en Santander, en la calle Atarazanas número 7, el 3 de octubre de 1896. En recuerdo de la que fue su casa natal, quemada en el incendio de 1941, escribió la ‘Elegía de Atarazanas’. Ahora, este elegía queda como recuerdo inscrita en una placa instalada junto al monumento al Incendio, en la Plaza de Alfonso XIII.

“Ni ascua ya, ni ceniza ni pavesa;
aire en el aire, luz en el sobrado
de la santa memoria. Aquel tejado,
trampolín de aquel sueño que no cesa;
vuelve la golondrina y embelesa
con su trovar mi oído enamorado,
y está el cielo del Alta serpeado
de altas cometas que el nordeste besa.
¿Todo es ya nada? El fuego ¿también puede
devorar la ilusión, lo que no cede?
A ese alado ladrón ¿no hay quien le ladre?
Nada es ya todo. Viva está mi casa.
Es verdad. No te has muerto. Un ángel pasa
por tus ojos azules, madre, madre”.

                                                                                        Gerardo Diego.

975 2145